Introducir búsqueda

Recomendaciones y consejos

Recomendaciones para la instalación de los aparatos insectocutores


Principios básicos

Cada aplicación es única, por eso hay analizar cada situación individualmente antes de instalar un insectocutor. Sin embargo, hay varios principios básicos que son evidentes en cada instalación:

- El número de equipos a instalar variará en función del área a cubrir.

- No se debe instalar el insectocutor cerca de fuentes de luz, por ejemplo, ventanas, puertas y luces de alta potencia.

- Es necesario considerar la existencia de fuentes de calor y aire, por ejemplo, calefacción o aire acondicionado.

- No se deben instalar insectocutores de parrilla eléctrica directamente encima de zonas sensibles, por ejemplo zonas de preparación alimentaria.

- En zonas de preparación alimentaria, se debe instalar equipos de captura adhesiva.

- Hay que asegurar el fácil acceso al realizar la instalación, para facilitar el posterior mantenimiento.

- Cuando sea posible, se debe instalar el insectocutor en una posición de 90º en relación a las fuentes de luz.

- Hay que posicionar equipos entre posibles entradas de insectos para así evitar que lleguen a zonas críticas.

- No se deben de instalar los equipos en posiciones muy altas o bajas, la atura óptima para la instalación es de aproximadamente 2 metros.

- En las áreas críticas con alimentos al descubierto, siempre que sea posible, no colocar los aparatos directamente encima de los mismos.

 

Instalación de insectocutores con capturas adhesivas

Se aconseja seguir una serie de parámetros básicos a la hora de instalar aparatos insectocutores con capturas adhesivas.

División del espacio en Unidades mínimas de actuación (UAM): Dividir el espacio a tratar en diferentes UAM y tratarlo individualmente. Se considera una UAM el espacio no separado por elementos que puedan interferir en la recepción visual de la luz ultravioleta por parte del insecto, o que impidan su aproximación al equipo, (ej. Paredes, muros, cristales, estanterías, plantas, cortinas, etc.).

- Zonas principales y secundarias de la UAM: Se considera zona principal dentro de una UAM a aquellos puntos críticos que precisan de un control exhaustivo (ej. Barra de hostelería, mesa de laboratorio, etc.) y a posibles puntos de acceso de insectos a la UAM (puertas ventanas, etc.) En zonas críticas deberemos colocar los equipos cerca de los puntos donde queremos establecer el control y a una determinada distancia radial, como por ejemplo:

Hostelería e industria alimentaria: No inferior a 1,5 metros (evitando así atraer a los insectos hacia la zona a proteger) y no superior a 2,5 metros.

Gran industria: No inferior a 1,5 metros (evitando así atraer a los insectos hacia la zona a proteger) y no superior a 4 metros.

- En accesos, al igual que las zonas críticas, depende del tipo de industria, como por ejemplo:

Hostelería e industria alimentaria: Colocar frente al mismo a una distancia de 1,2 metros en sentido horizontal y a 0,5 metros por encima del acceso (mínimo 2,3 metros de altura desde el suelo si es zona de paso de personas).

Gran industria: Colocar frente al mismo a una distancia de 1,5 metros en sentido horizontal y a 0,5 metros por encima del acceso (mínimo 2,3 metros de altura desde el suelo si es zona de paso de personas).

- El resto del espacio se considera zona secundaria de la UAM y se cubrirá con equipos de apoyo. Para cubrir las zonas secundarias, se aconseja guiarse por el cuadro de coberturas e instalación en serie. En general se aconseja la instalación de los equipos en zonas visibles, con una altura mínima aconsejada desde el suelo de 2,1 metros y por debajo de posibles focos de emisión de luz artificial.

 

ATENCIÓN: Si el equipo se instala colgado en zonas de paso de personas, se deberá respetar una altura mínima de protección de 2,3 metros desde la parte más baja del equipo.

 

- Es posible que las  condiciones ambientales sean desfavorables, en este caso, debemos tener en cuenta las siguientes variables:

Factor solar: El factor solar se define como la relación entre la superficie de entrada (SE) de la luz solar (ej. suma de los tamaños de todas las ventanas) y el volumen de la instalación (VI).

Ambiente urbano o rural: La vegetación, luz solar y la humedad, son factores decisivos en la reproducción de insectos y por tanto, en la aparición de plagas.

Es recomendable no desconectar los equipos de captura una vez acabada la actividad industrial dentro del recinto donde han sido colocados. En ausencia de luz natural o artificial, el equipo multiplicará su rendimiento, de modo que los insectos que no hayan sido atrapados durante la interacción con otras luces o estímulos de otro tipo, serán capturados a lo largo del periodo de reposo, garantizando así la ausencia de voladores dentro del establecimiento para la siguiente jornada.

Sustitución de las lámparas: La vida de los tubos de luz viene especificada por el fabricante en horas de funcionamiento, teniendo en cuenta que los equipos deberán permanecer activos las 24 horas del día para mayor eficacia en su rendimiento.

 

Recomendaciones por la Asociación Nacional de Empresas de Control de Plagas (ANECPLA)

Atrás